Archivo | honduras RSS feed for this section

Honduras sigue llorando sus muertes en silencio

8 Sep

Honduras continúa sumergido en un clima de crimen e impunidad que no hace más que generar más muertes. Ayer fallecieron 17 trabajadores en San Pedro Sula, capital financiera del país, al ser tiroteados por una banda de hombres armados con fusiles Ak-47. Los trabajadores rondaban los 17 y 24 años. Entre los fallecidos un joven relacionado con la mara M18, la misma que asesinó a Poveda hace ahora un año.

La investigación policial se niega a ofrecer información. El estrecho camino que separa en el país al crimen organizado, narcos y corrupción policial hace que todo quede en el aire, sin ser juzgados. Y son ya 1o los periodistas asesinados en lo que va de año.  Casi mejor no preguntar. Casi mejor ni firmar la información. Muchos de ellos están también relacionados con el crimen organizado pero otros no, otros están relacionados con el derecho a la información, con la libertad de expresión, con el ejercicio de su trabajo. Y las cifras siguen subiendo. Nuevos mártires de la comunicación.

Unai Aranzadi lo denuncia en su facebook: “EL PAIS trae la noticia al final de su sección de América Latina, por debajo de la noticia 3.167 del “disidente” Fariñas en Cuba u otras de fútbol en América. ¿Qué es la violencia?, ¿Unai es violento por dar la chapa sobre Honduras?, ¿EL PAIS es demócrata por esconder lo que sucede en Honduras?…”

Y anuncia la preparación de un documental y un largo reportaje. “El problema es que el de Honduras es un tema que no quiere tocar nadie. Ni RSF se mete con todo, ni la prensa española se mete con nada. Y luego, cuando publicamos en medios considerados radicales, que son los únicos que lo quieren publicar, nos llamarán terroristas”. Sin duda, Unai encarna los valores del nuevo reporterismo. El Kapuchinscky del siglo XXI debe buscar medios alternativos, independientes para llevar su trabajo con el rigor que merece. Adelante.

Mi paso por Honduras tan sólo fue de tres semanas y una de ellas con brigadistas financiados por el Alba y Chavez para apoyar a La Resistencia en su camino hacia la revolución. Una experiencia agridulce después de conocer la situación de las aldeas donde los jóvenes dan el salto al campo al no tener oportunidades de seguir estudiando ante tanta huelga de profesores. Y es que el sindicato de profesores lidera La Resistencia. Al dar el salto al campo también lo hacen a las calles, a las maras, al narcotráfico… Hondures sufre el crimen y la impubidad en silencio.

Anuncios

Regreso a las aldeas

21 Ago

Recuerdo de mis días en Utila

Abandono Tegucigalpa despues de tres noches en la capital hondureña. El resultado de esta visita: dos reportajes, uno sobre la situacion politica, otro sobre la mujer. Cada 18 horas asesinan a una mujer en el pais. Al año, mas de 5.000 denuncias por malos tratos. Y tan solo 1 de cada 100 casos son investigados en un clima de impunidad y violencia que sacude a todo el pais y que ha hecho que se tripliquen los feminicidios.

Regreso a las aldeas con el estomago muerto. Y me vuelvo a encontrar con la esquizofrenia en la que vive este pais. Siguen los casos de dengue hemorragico. En concreto, lo sufren cuatro miembros de una de las familias que entreviste sin que ningun funcionario haya ido a fumigar su casa. Ahora tambien ha caido un vecino. Ni el hospital reporta su caso a las autoridades sanitarias, ni la municipalidad acude a la zona a fumigar, ni tan siquiera la familia denuncia el caso. En la capital todo lo monopoliza La Resistencia y el golpe de Estado. En las aldeas, la lucha por la supervivencia. Son casi un centenar los casos de muerte por dengue en lo que va de año, pero a las aldeas nadie acude. Ni tan siquiera se tienen en cuanto estos casos para las estadisticas.

Asi que uno en estas tierras relativiza todos sus problemas, hasta las fiestas como la Marijaia que a tanta gente devolvera la vida estos dias por Bilbao. Nada de andar cabizbajo. Feliz por la vida y los buenos sentimientos.  Honduras sufre una esquizofrenia que a muchos beneficia. El narcotrafico poco a poco se esta adueñando del pais. Del 10% de la droga que pasaba antes hacia USA, ahora ha ascendido hasta un 90%. Todos los dias caen avionetas por la Mosquitia. Y cada vez, mas personas optan por la dorga y todo lo que le rodea como modo de vida. Total, mas violencia, mas pobreza, mas corrupcion.

Y mi tripita que no despierta. Hoy toca no moverse del hotel. Tras cuatro dias de luto, ha tocado asaltar una farmacia. Dos litros de sueros, una tableta de pirulas. A ver que pasa. Felices por la vida.

Pd. Ya siento las tildes. Aprovecho mis horas tranquilas para cargar alguna que otra foto.

El precio de la vida

15 Ago

Acabo de ver morir un niño pequeño en el mar cristalino de Utila, mientras el cielo se oscurecía por el atardecer. Qué poco parece que vale la vida de los pobres. Cinco minutos antes había recorrido el lado en sombra de esta isla caribeña de 50 km cuadrados. Casas construídas junto a grandes cloacas donde no se sabe qué es el pozo séptico y qué es el jardín de la casa… Niños nadando entre estos deshechos. Jóvenes trapicheando a las puertas de estas grandes chavolas construidas a dos metros del suelo para sobrevivir a los ciclónes.

El pequeño lo acaban de sacar del agua. Tenía un año, como mi sobrino Martintxo, y se había ahogado en la orilla del muelle, donde nadan los lugareños. Sobre todo, los más pequeños. Cuando lo vi, su madre lo mecía en brazos entre sollozos y rodeada por la gente del lugar. El sol le rendía luto y se resvalaba por el firmamento.

Los turistas prefieren nadar lejos de los muelles para evitar las aguas negras que bomitan las cloacas de toda la isla. Los turistas prefieren trasladarse en botes para bucear en estas aguas cristalinas con una visibilidad de 500 metros y con uno de los corales más grandes del mundo. Pero en esta isla no todos pueden divertise igual. De hecho, la diversión no está hecha para todos.

En tan sólo 50 kilómetros cuadrados se notan las diversidades del mundo. La sentencia de nacer pobre aunque a escasos metros se encuentre una de las mejores escuelas de buceo del mundo, la que más certificados entrega al año. Da igual. Todo da igual. Eso sí, la iguana verde cuenta con un centro de estudio, cuidado y protección en Utila island. Y es que parece que vale poco la vida de los pobres.

Pd. Y para colmo hoy recibo un sms. “No hay nada que hacer”. Da igual. Todo ya da igual.

De la Honduras de las aldeas a la Honduras del Caribe

10 Ago

Cierro la primera etapa del viaje. Tras una semana recorriendo de la mano de Arturo e Inmaculada las aldeas de Buenos Aires y Arena Blanca en el Progreso, Yoro, comienzo nueva etapa en la isla de Utila, paraiso de mochileros y buceadores.

Mi cabeza y corazón todavía siguen en esas aldeas, en sus gentes, en las 17 historias de superación que he recogido tanto con entrevistas, como con vídeo y fotos. Historias del cambio. Espero que den lugar a un espacio web y a un DVD con el que Fundación Niños de Guarataro pueda plasmar el trabajo que aquí realizan como un motor de cambio. Y con el que puedan arrancar más becas para sus jóvenes, para las madres, para los niños. Todo cambio pasa por estas tierras por la educación. Tanto Arturo como Inmaculada bien lo saben. Siete años después de dejarlo todo y venir a Honduras a trabajar, lo han podido comprobar. “No se puede ayudar al que no quiere ser ayudado”, “toda ayuda deben conllevar un compromiso”, “hay que apostar por las nuevas generaciones, darles las herramientas para que tengan la posibilidad de desarrollar sus vidas, de hacer con ellas lo que quieran”. Ya iré editando las historias y ya las iré colgando en el blog.

Ahora estoy en Utila, una pequeña isla del Caribe hondureño. Paraíso de todo mochilero y de todo buceador. Llegué sin brújula. Me la recomendaron y a las dos horas estaba con mi bombona de oxígeno buceando através de aguas cristalinas, con arena blanca en el fondo y junto a peces de mil colores. Una gonzada. Incluso vi a una tortuga enorme nadando en paralelo a mí. Increíble. Hacía tan sólo tres horas que me había ido de la zona rural, de las aldeas en las que los niños no tienen en sus casas ni agua potable,  ni dinero para la escuela. En dos horas me volveré a poner la bombona y sumergirme en una de las paredes de coral de más grandes del mundo: desde Centroamérica a México pasando por Cuba. Y junto a mí un grupo de catalanes que han encontrado en esta esquina del mundo su espacio en la vida. Instructores de buceo, vendedores de artesanía. Otro mundo, otra Honduras.

Pd. No tengo paciencia para subir las fotos. Entre el calor tan pegajoso, la conexión a Internet tan lenta y la cantidad de fotos que llevo en la tarjeta…

Guillermina, sueña despierta

8 Ago

Guillermina viva en una de las aldeas de El Progreso, Yoro, Honduras. Son 12 hermanos. Su padre les abandonó. Regreso cuando ella tenía 12 años pero no la reconoció como hija suya y la repudió. “Fueron los peores años de mi vida”. Un día en el colegio se enteró de que una Fundación iba a entregar una beca para estudiar en un colegio privado a los mejores expedientes. Sus hermanas lo tenían claro: o accedían a esta ayuda o se tendrían que poner a trabajar en la aldea bien limpiando casas, cocinando… Y lo consiguieron. Para eso pasaban las noches junto a una de las farolas de la calle. “Sabíamos que teníamos que dar lo mejor de nosotros, si no nos quedaba sólo el campo”. La escuela pública hondureña tiene un grave problema con las continuas huelgas de los maestros. No dan ni la mitad de las clases lo que hace que sean muchos los que acaben dejando los estudios y poniéndose a trabajar en lo que sea. Y en las aldeas rurales todavía impera la lógica machista de que las niñas lo que tienen que hacer es ponerse a trabajar cuanto antes para ayudar a conseguir ingresos para la casa. A la vez, que los malos tratos y los intentos de abusos por vecinos y familiares se convierten en algo habitual con más de 500.000 denuncias al mes.

Guillermina estudia ahora en un colegio privado, tiene el mejor expediente de su clase y es una de las  líderes de los jóvenes de la Fundación Niños de Guarataro. Se responsabilizan de un comedor, las salas de estudio y la entrega de víveres. A la vez, han creado un grupode baile y se responsabilizan a dar clases de apoyo a los más pequeños de la aldea. A excasos metros de las instalaciones de la Fundación están sus casas: pequechas chavolas de materiales básicos, de una sola habitación sin agua potable y con apenas luz corriente.

Como Guillermina hay otros 48 jóvenes que han conseguido romper su círculo de probreza, ahora podrán soñar despiertos. “Ni en el mejor de mis sueños pensaba que iba a conseguir superarme tanto. Me había resignado ya a trabajar desde pequeña”. Guillermina ahora sueña con la universidad, con ser independiente y con devolver todo lo que están apostando por ella. Tan sólo tiene 16 años pero habla como una adulta con sonrisa de niña. Mientras su abuelo sigue caminando por la aldea.

Llevo casi ya una semana en Honduras. En este tiempo he recogido 17 historias de cambio. Testimonio de personas a las que se ha ayudado a cambiar sus vidas bien asegurándoles comida, atención sanitaria o educación. Los pilares básicos para romper un cículo de pobreza que sigue afectando al 75% de la población de un país roto por la corrupción.

“Siento que vivo en una silla de ruedas”

4 Ago

Primeras 24 horas en Honduras. Recorro de la mano de Arturo e Inmaculada las aldeas de Arenas Blancas y Buenos Aires de El Progreso, oriente hondureño. Y me transporto en el tiempo. Carreteras sin asfaltar, casas sin tendido eléctrico, ni aseos, ni agua potable. Familias de campesinos que condenan a la mujer al cuidado de sus hijos, maridos que invierten sus míseros salarios en alcohol y tabaco; niños condenados a trabajar en el campo o a la inmigración en los Estados Unidos; niñas condenadas a trabajar en sus casas como esclavas de la madre o a escaparse jóvenes con el primer varón que les sonríe, les deja embarazadas y las deshecha. Políticos que roban hasta saciarse. Grandes empresarios sin escrúpulos… Y en medio de todo esto, una Fundación que trabaja por devolver la dignidad a las mujeres y los sueños a los niños. Una institución creada por Arturo e Inmaculada que siete años después de llegar al país han creado un comedor regido por madres de la aldea con aulas de estudio y un centro en el que los jóvenes aprende a tallar el vidrio y reciben becas para estudiar en colegios privadas con posibilidad de continuar en la universidad. Increíble. A las 9.00 de la noche en dos aulas una treintena de jóvenes de estas aldeas estudian en silencio. A fuera lluvia. A diez minutos, sus chavolas en las que revoletean gallinas. Y en las que muchas de ellas sufren los gritos de su padre, los malos tratos de su madre… El jueves he quedado con 20 jóvenes, de 14 a 18 años, para que me cuenten sus historias. Algunas de ellas han sufrido el intento de violación de sus abuelos, padres o hermanos…

Ya en Progreso, la ciudad más desarrollada de la zona, otra realidad. La de aquellos que luchan por llevar una vida normal pero no pueden. “Siento que vivo en una silla de ruedas”. Luis tiene 26 años, un hijo de 4 años y una mujer en Texas. Fue deportado hace dos años de los Estados Unidos, donde estudiaba el Bachilleraton por no contar con los papeles en regla. “Nunca me ha gustado pedir ayuda a la gente. Ahora necesito un abogado. Tengo que conseguírmelo trabajando. Pero con lo que aquí gano al mes es imposible”. Si recurre su expulsión, podría regresar a ver a su primer hijo pero no tiene los 2.000 dólares que cuesta contratar a un abogado. No los tiene, ni podrá ahorralos. Trabaja como conserje en el hotel en el que me hospedo. Gana 200 dólares al mes. El sueldo mínimo en el país es de 300 euros. “Quiero ir a Europa a aprender otro idioma, hacer dinero y regresar a los Estados”. Aunque su mujer tiene ahora otro hijo, de dos años, con otro hombre… Silencio. Lluvia tropical. Silencio. “Siento que vivo en una silla de ruedas. Y ha llegado el momento de que me levante. No puedo depender de nadie. Nunca me ha gustado”.

Rumbo a Honduras, la África de América

1 Ago

Bilbao me despide con xirimiri. En 12 horas pongo rumbo a Honduras. Allí pasaré 21 días. Primero trabajando para la Fundación Niños de Guarataro realizándoles diferentes trabajos: textos, fotos, vídeos. Y después recorreré el país en busca de historias, una para El País y otras para un serial de Deia sobre la situación de la ¨África de América¨.

En Honduras fallecen 13 niños al día por causas que se pueden evitar, el 73% de la población pasa hambre, un periodista asesinado cada mes en lo que va de año, el Sida en riesgo de convertirse en una pandemia, el feminicidio una lacra que situa a las mujeres en una dura situación… Y se cumple un año del golpe de Estado sin que la clase política lleve las riendas del país.

Para poder irme he tenido que dejar tres programas de radio, de una hora cada uno, grabados. Así que tranquilos que Piedra de Toque, nuestra ventana sonora a otros mundos, permanecerá abierta todos los sábados de 12.00 a 13.00 horas en Onda Vasca.

Y este blog también quedará abierto para los que quieran acompañarme en el viaje. En la mochila me llevo Cartas a un joven poeta de Rilke, libro que me ha propuesto un viejo amigo y Conversaciones en la Catedra de Vargallosa para hacer más llevaderas las esperas en los aeropuertos y las tardes en la Ceiba.

Empieza la cuenta atrás. Mañana a estas horas ya estaré en San Pedro de Sula.